Inteligencia artificial y nuevas formas de la abogacía

Por mucho tiempo se creyó que nunca llegaríamos al punto en el que las máquinas sustituirían el trabajo humano o que pasaría mucho tiempo para que esto sucediera. Hoy en pleno siglo XXI, este pensar que se creía ficción se ha hecho realidad; con los avances tecnológicos, la inteligencia artificial, la realidad virtual y el blockchain han tomado posición en diferentes ámbitos en el que el humano solía tener total control. Este tipo de innovaciones son fenómenos que poco a poco va penetrar el mercado mundial y tienen como objetivo facilitar el trabajo de las personas, esto para que haya mayor éxito en los procesos laborales.

Uno de los ámbitos en donde este tipo de tecnologías va a tener presencia es el ámbito de leyes, es decir en el bufete de abogados. En donde los profesionales deben de estar en constante transformación para poder otorgarle a la sociedad mejores servicios en donde se cubran las necesidades de la población. Aunque las nuevas tecnologías pueden ayudar al trabajo del abogado, también implica que la persona conozca los desafíos que implica el uso de estas innovaciones. El abogado debe de comprender que, al implementar estas nuevas tecnologías dentro de su área de trabajo, se verá afectado, ya sea de forma positiva negativa. Por lo que una vez que se trabaje con estas herramientas, se verá transformado el terreno para siempre.

Un claro ejemplo de esto es que antes de la introducción de la tecnología al área de los abogados necesitaba a muchas personas para la revisión de documentos, ya con el surgimiento de la inteligencia artificial, este proceso de análisis de documentación se realiza de una forma más rápida, en donde el ordenador permite señalar los patrones de mayor análisis. Por otro lado, el uso de estas tecnologías también ayudará a arrojar datos acerca de las acciones que se pueden ejercer para tener mayores posibilidades de triunfo.

En definitiva, uno de los procesos que más está facilitando a la población es aquel que permite la realización de trámites sin la necesidad de acudir a un abogado. Porque recordemos que este tipo de documentación se llevaba a cabo con la presencia de un profesional y especialistas que se encargaran de la redacción de estos documentos, pero con las innovaciones tecnológicas se llegará a un punto en el que no será necesario de una cantidad alta de personas, sino que los textos podrán ser hechos por algún análisis de un servidor.

Puede que exista mucho temor respecto a la transformación que provoca la inteligencia artificial, esto hablando respecto al ámbito laboral, porque muchos profesionistas tienden a creer que al implementar estas herramientas dentro de su área de trabajo puede provocar un desequilibrio en su labor, pero no es así. Justo como se mencionó en la primera parte, el propósito general de la tecnología es facilitar los procesos del abogado y las tareas que efectúa, al igual que permitir que la población pueda tener mayor accesibilidad a este tipo de servicios. El trabajo de un abogado no estará en peligro porque su base está enfocada en la sociedad.